martes, 16 de noviembre de 2010

Proverbios chinos y fotos Del Barrio chino cubano





El hombre que no sabe sonreir,no debe abrir tienda.
  • No desprecies a la serpiente por no tener cuernos, quizás algún día pueda reencarnarse en dragón.
  • La verdadera sabiduría consiste en saber que se sabe lo que se sabe y saber que no se sabe lo que no se sabe.
  • El perro en la perrera se rasca las pulgas; el perro que caza no las siente.
  • Cuando el dinero habla, la verdad calla.
  • Un hombre tiene la edad de la mujer a la que ama.
  • Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa.
  • El espíritu camina más que el corazón pero no va tan lejos.
  • El sabio no dice lo que sabe, y el necio no sabe lo que dice.
  • Nada falta en los funerales de los ricos, salvo alguien que sienta su muerte.
  • Ganar un proceso es adquirir una gallina y perder una vaca.
  • Si vas a comprar no empieces por enseñar el dinero.
  • Nunca se pierden los años que se quita una mujer, van a parar a cualquiera de sus amigas.
  • Si eres paciente en un momento de ira, escaparás a cien días de tristeza.
  • Todos los hombres son sabios; unos antes, los otros, después.
  • Disfruta hoy, es más tarde de lo que crees.
  • Si no quieres que nadie se entere, no lo hagas.
  • El tiempo que uno pasa riendo es tiempo que pasa con los dioses.
  • La puerta mejor cerrada es la que puede dejarse abierta
  • Ama a tus vecinos, pero no te deshagas de la cerca.
  • Amame cuando menos lo merezca, ya que es cuando más lo necesito.
  • El agua hace flotar el barco, pero también puede hundirlo.
  • "El corazón jamás habla, pero hay que escucharlo para entender.
  • El dragón inmóvil en las aguas profundas se convierte en presa de los cangrejos.
  • El árbol más fuerte y frondoso vive de lo que tiene debajo.
  • El que ha desplazado la montaña es el que comenzó por quitar las pequeñas piedras.
  • El que hace el bien de los demás hace el suyo.
  • Es más fácil saber como se hace una cosa que hacerla.
  • Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad.
  • Incluso las torres más altas empiezan en el suelo.
  • La lengua resiste porque es blanda; los dientes se quiebran porque son duros.
  • Las buenas fuentes se conocen en las grandes sequías; los buenos amigos, en las épocas desgraciadas.
  • Los bellos caminos no llevan lejos.
  • Más difícil que abrir una tienda para comerciar es mantenerla abierta.
  • No puedes guiar el viento, pero puedes cambiar la dirección de tus velas.
  • Nunca mates una mosca sobre la cabeza de un tigre.
  • Quien hace una pregunta es ignorante cinco minutos; quien no la hace será siempre ignorante.
  • Si un problema tiene solución, no hace falta preocuparse. Si no tiene solución, preocuparse no sirve de nada.
  • Una simple chispa puede iniciar un fuego que arrase la pradera.
  • Vive cada dia de tu vida como si fuera el ultimo...un dia acertaras
A pocos metros del Capitolio Nacional de La Habana, entre las calles Amistad y Dragones, está el barrio chino de la capital cubana, una vez el más grande e importante del Nuevo Continente. Hoy no es el mismo de entonces, pero subsiste gracias al espíritu de los viejos chinos que aún viven allí. A partir de 1847 llegaron miles de chinos, el primer grupo llego en el vapor Oquendo al puerto de La Habana.
Se calcula que entre1847 y 1874 entraron unos 150 mil chinos de Hong Kong, Macao y Taiwan contratados para trabajar en plantaciones de caña y café, junto con los esclavos africanos.
Los chinos traían una cultura superior a la de los africanos y pronto derivaron hacia los oficios. Trabajaron en La Habana en la industria, el comercio, los servicios, las construcciones. Por aquellos tiempos existia espacio vacío en el centro de La Habana, cuyo eje central era la llamada calzada de la Zanja, por donde pasaba el agua del rio Almendares hasta el Callejón del Chorro, con destino a las embarcaciones, en lo que hoy es la Plaza de la Catedral.
El chino Chun Long, con el nombre españolizado de Luis Pérez, funda en 1858, una fonda en la esquina de Rayo y Zanja, donde está actualmente el restaurante El Dragón, mientras su paisano Lin Si Yin (Abraham Scull) levanta un puesto de frutas. Asi se inicio el Barrio Chino de la Habana. Posteriormente a finales de los 1800 llegaron unos cinco mil emigrantes chinos procedientes de California. Estos aportaron un gran impulso comercial a la comunidad china. Crearon restaurantes de lujo, tiendas de soda, teatros, bancos, bodegas, periódicos, funerarias, casinos y salones donde se ofrecían fiestas y bailes. El conocimiento y uso de muchos vegetales se debe al cultivo que, en aquellos tiempos, realizaban los chinos. Y, sobre todo, el arroz, que se generalizó a partir de su llegada a Cuba, y hoy es indispensable en la cocina cubana.
El Barrio Chino se encuentra en el municipio de Centro Habana, esta compuesto por cuatro o cinco calles pequeñas, la calzada de Zanja, Rayo, San Nicolas, y la mas caracteristica de todas, la calle Dragones. Para llegar hasta el desde el Malecon hay que encaminarse por la calle Galiano, que hace esquina con el hotel Deauville. Otra ruta desde la Habana Vieja seria cruzando el Prado y dejando a un lado la antigua fabrica Partagas, donde esta el comienzo de la calle Dragones.
Lo verdaderamente curioso del barrio son las llamadas Sociedades Chinas de Instruccion y Recreo, pequeños casinos-bares-fondas-restaurantes, situados invariablemente en un primer piso, entre ellas estan : Sociedad China La Union de la Familia (San Nicolas, entre Rayo, Zanja y Dragones), Sociedad China Lung-Kwn-Sol (Dragones 364), Fonda Sue-Yuen-Tong (Dragones 355) y Fonda Chi-Tack Tong, que esta en una planta baja. Recorriendo el barrio se encuentran cosas curiosas, como el Diario Popular Chino (Kwong-Wah-Po), que se sigue editando en la actualidad; un cine chino, en el que se proyectan peliculas en version original, y una curiosisima farmacia homeopatica china.
Los chinos se mantuvieron fieles a sus costumbres en un principio, celebrando matrimonios entre ellos mismos, pero cuando muchos comenzaron a emigrar a otros países, los orientales que se quedaron se casaron con cubanos y blancos, y la raza se ha mezclado en forma notable.
Hoy en dia la mayoria de chino-cubanos son una mezcla de antepasados chinos, espanoles y africanos.




Archivo del blog

CONTAMOS