martes, 16 de noviembre de 2010

Centro Gallego de La Habana



En pleno corazón de La Habana, en el Paseo del Prado (José Martí), frente el Parque Central y ubicado entre el Capitolio Nacional y el histórico Hotel Inglaterra se alza majestuoso e imponente el Centro Gallego de La Habana.

Elocuente ejemplo de la trascendencia de la colonia gallega en la isla de Cuba, otrora motivo de orgullo de propios y extraños y hoy sombra de su orgulloso pasado, es víctima del acontecer político de la Isla de Cuba. La revolución de Fidel Castro lo convirtió en Liceo de la Habana Vieja y Gran Teatro de La Habana - Garcia Lorca, sede del Ballet Nacional de Cuba, relegándolo de sus funciones y dueños originales.

Inaugurado 1914, es obra del arquitecto Belga Pool Berriv, y construido en estilo neobarroco en su fachada principal tiene 4 grupos escultóricos de mármol blanco que representan alegorías de la beneficencia, la educación, la música y el teatro, obra de Joseepe Moran. Los elementos se colocaron de forma equilibrada, los balcones, ventanas, cornisas, la proporción de sus torres y la unidad de las molduras logra un ritmo elegante. Su teatro fue construido dentro del bello edificio y durante muchos años fue el mas grande y lujoso de Cuba.

Fue hasta la revolución castrista, sede del Insigne Centro Gallego de La Habana.


El 21 de Enero de 1872 los gallegos residentes en territorio ultramarino de Cuba fundarían, quedando formalizada en los salones del Casino Español de La Habana, la “Sociedad de Beneficencia de Naturales de Galicia”. Aunque no será hasta 1879 cuando cristalice una idea mucho más amplia, la del centro regional como tal, con la fundación el 29 de Noviembre de 1879 del “Centro Gallego de la Habana” con una amplísima visión que tendiente a impulsar proyectos de amplias miras.

Y es que El Centro Gallego de La Habana “foi desde o seu nacemento o grande exemplo do galegismo do exterior, e paseniñamente foi medrando para se converter nun auténtico poder galego na illa e en toda América”.

Desde su comienzo en 1880 da a entender sus prioridades pues nace con 3 secciones “de Recreo y Adorno”, “de Declamación” y “de Instrucción”, ésta última al cargo de una escuela de instrucción general, de idiomas y una biblioteca que en 1881 ya se hacía cargo de 109 alumnos a pesar de contar el Centro con solo 701 asociados.

Al poco tiempo crea una sección “de Lírica” y otra “de Filarmónica” con cometidos folclóricos y que se hace cargo de lo que queda de la coral “Ecos de Galicia”. Y es que en el Centro Gallego de La Habana nació la bandera gallega, el himno gallego como tal e incluso una Asociación Iniciadora y Protectora de la Real Academia Gallega...

Ya en 1884 comienza su labor en fuera de la isla, el centro contribuirá desde entonces al mantenimiento en España de la “Sociedad de Salvamento de Naufragos” además de ayudar a Rosalía de Castro que se encontraba en lamentable situación... al que hay que añadir un sinfín de actuaciones humanitarias como el envío de ayuda en 1888 a Lugo y Orense ante unas devastadoras lluvias.

En 1889 cuenta con una escuela para 895 alumnos. Aunque el centro ya daba cobertura sanitaria pagando a sus asociados diversos tratamientos que necesitaban, no será hasta 1894 cuando el Centro Gallego adquiera la clínica médica “La Benéfica” con todo su instrumental para servicio de sus asociados con lo que atrae y hace aumentar considerablemente su número de asociados.

Fue en 1905, cuando compra el Teatro Nacional (antiguo Tacón) en pleno corazón de La Habana, por 525.000 pesos oro americanos, además adquirirá terrenos y edificios adyacentes.
En el año 1906 funda una caja de ahorros y en 1909 se configura como una entidad bancaria con el nombre de “Caja de Ahorros y Banco Gallego” que en 1914 cuenta con fondos superiores a los 3 millones de pesos oro.

Esta institución se encarga de enviar giros de remesas de los inmigrantes a Galicia además de funcionar como banco financiero para la construcción de la sede del Centro.


En el año 1907 se colocó la primera piedra de su edifico-sede y en 1913 finaliza las obras del Palacio Social y en 1915 se finalizó el Teatro. A estas alturas mantenían el denominado “Plantel de Concepción Arenal” que cubría clases de enseñanza primaria y clases nocturnas de corte y costura, comercio, taquigrafía, etc, además mantenían una “Academia de Bellas Artes” y una “Academia de Música” elevada al rango de Conservatorio Nacional.

En 1920, el Centro Gallego contaba con 64.000 socios y con un poderoso emporio tal es así que el mismo primer presidente de la Cuba Independiente, Tomás Estrada Palma, acudió con su gobierno a la sede del Centro Gallego el mismo día de su toma de posesión.

El centro contó con su propio hospital, la denominada “La Benéfica” que en la década de los 50 llegó a contar con 13 pabellones con un promedio diario de 650 enfermos, que hoy es el lamentable y decrépito hospital Miguel Enríquez además de clínica universitaria.

La revolución cesaría al Centro Gallego como institución en noviembre de 1961 contando con unos 52.000 asociados, apropíandose como he citado de un ingente patrimonio en forma de un hospital, el palacio, el banco, sedes sociales... Que tendrían como fin engrosar la lista de "logros" de una revolución que por supuesto en nada había aportado
para la construcción de dichos elementos.

¿Por qué le dedico un especial al Centro Gallego de La Habana?... mayormente porque mi bisabuelo, D. José López Torre, fue uno de los socios fundadores de 1870, y que al contrario de la revolución que hoy lo disfruta, si colaboró activamente tanto espiritualmente como económicamente de una manera efectiva al engrandecimiento del mismo; como así lo atestiguan una larga serie de publicaciones de la época tanto en las aportaciones para el palacio social como en el impulsor del hospital del centro (hoy decrépito hospital Miguel Enriquez) ;-) /Perdón por el snobismo per
sonal/

Archivo del blog

CONTAMOS