miércoles, 29 de septiembre de 2010

Alfredo Pong: Caricaturista


Martí Noticias, A. de Armas) - Alfredo Pong es habanero, arquitecto, caricaturista editorial e ilustrador. Un hijo de inmigrantes, padre chino y madre española, y ha publicado sus trabajos en Argentina, Brasil, y Estados Unidos, en publicaciones como Tipográfica, Ciencia Hoje, Ideal, El Nuevo Herald y Pica Pica.

Desde 1998 al 2006 fue director de la sección de humor del diario digital La Nueva Cuba.com. En el presente sus caricaturas se publican regularmente en varios sitios de Internet, en países como Estados Unidos, España, Suecia, Venezuela, Brasil, Puerto Rico y Canadá.

Residente en la ciudad de Miami, Alfredo Pong ha tenido la amabilidad de contestar el siguiente cuestionario a Armando de Armas

MN. ¿Cuáles son los personajes más difíciles de caricaturizar?

AP. Todo es caricaturizable, algunas personas tienen rasgos pronunciados que unidos a su personalidad facilitan el trabajo, el problema está en que no siempre cae bien la interpretación del caricaturista, se requiere de una buena dosis de sencillez y humor para aceptar el resultado.

Hay personajes para los cuales el ego es su peor enemigo.
MN. ¿Cuál es el personaje más caricaturizable de la historia de Cuba?

AP. Sin dudas, Fidel Castro, por ser una perfecta caricatura desde el principio, su megalomanía, sus rasgos y esa solemnidad forzada que le llevó a estar en escena las 24 horas del día durante todos los años en el poder absoluto. Es curioso que en el mismo 1959 con 8 años recibí un premio por pintar en tempera usando solo los dedos un retrato del personaje, y quién me iba a decir, que años después terminaría divirtiéndome tanto haciéndole caricaturas a ese funesto individuo.

MN. ¿Cuál es el personaje menos caricaturizable de la historia de Cuba?

AP. José Martí. Si te fijas, verás que es el personaje más importante de nuestra historia, y sin embargo tiene muy pocas caricaturas reconocidas, a pesar de tener rasgos muy característicos.

MN. ¿Cuál es, a su entender, el mayor don que debe poseer un caricaturista?

AP. Hacer la burla, la crítica o la reflexión con elegancia, traspasar los límites de la transgresión sin llegar a la ofensa, herir es fácil, ser un asere cómico, abanderarse en la chusmería no es para mí el camino que he escogido, aunque el dicharacho popular y la pimienta criolla son ingredientes válidos si se usan con buen sentido.

MN. ¿Es el pensamiento de lo políticamente correcto un peligro para el arte de la caricatura?

AP. Creo que sí, porque lo "políticamente correcto" es un modo de censura implantado por quienes tienen el poder, ya sea de la opinión pública, los medios masivos, los partidos o la ética de la cultura del momento, el caricaturista debe ser siempre un enemigo del poder y del abuso en cualquiera de sus formas y ante todo debe ser honesto consigo mismo.

MN. ¿Es el humor un arma?

AP. No llega a eso, pero te puede matar, sobre todo al dibujante. No conozco a nadie que haya muerto por ser objeto de una caricatura, pero sí hay muchos caricaturistas en peligro de muerte por su trabajo.

Mi objetivo como caricaturista ha sido llevar la crónica gráfica de la dictadura y sus satélites desde la caída del Muro de Berlín hasta la fecha, día a día, noticia tras noticia, hasta que la pesadilla termine. Después ya veremos.

MN. ¿Por qué los sistemas totalitarios son tan pesados, faltos de humor?

AP. El poder no resiste el humor, el mejor ejemplo lo tienes en los dirigentes del llamado Socialismo del Siglo XXI, incluyendo al ideólogo de la pandilla, el Coma-Andante en Jefe, todos son personajes del mejor sainete posible, algunos son caricaturas vivientes que no conocen los límites del ridículo, todos persiguen el poder absoluto en sus países, y una vez que lo logran lo primero que eliminan es el humor mordaz y crítico, porque sus argumentos y consignas no resisten una simple trompetilla.

Se puede obligar a la seriedad, el miedo, la desconfianza, pero nadie te puede obligar a reír con ganas, porque en el totalitarismo lo que no es obligatorio está prohibido.
MN. ¿Cómo se relacionan humorismo y felicidad?

AP. La felicidad es un instante, la buena risa es un soplo de alegría, reír es una medicina muy eficaz, hacer reír produce una satisfacción muy difícil de explicar.

MN. ¿Se puede ser un buen humorista y a la vez ser un hombre triste?

AP. Un humorista ante todo es un ser humano, con una capacidad de escudriñar y descubrir los defectos y convertirlos en algo cómico o reflexivo, algunas veces eso le hace ver las cosas con una profundidad que le lleva al pesimismo o la tristeza.

Para ser un buen humorista hay que practicar la empatía, y eso nos obliga a ver las cosas como son en realidad.

¿Podría el humorismo existir en un mundo perfecto?

MN. ¿Qué define más la historia de Cuba el humorismo o la tristeza?

AP. Algo que destaca al cubano es su sentido del humor, toda situación genera un chiste o un refrán, esa capacidad le ha permitido sobrevivir muchas amarguras a lo largo de la historia nacional, un ejemplo de ello lo tenemos en un velorio cubano, parece más una tertulia que un funeral, salvo los allegados al muerto, el resto traspasado el ataúd, las coronas de flores y los parientes cercanos, convierten el resto del salón en una velada social, no porque no les importe el finado, es que somos así de extrovertidos y vivimos aferrados a la alegría de estar vivos.

MN. ¿El humorismo o el heroísmo?

AP. La mejor consigna política no escapa al chiste o al choteo, en mi caso prefiero un país donde la música y el buen humor sean el orgullo nacional, donde el arte y la cultura sean tan importante como el deporte, un país sin enemigos ni internos ni externos, entonces no serán necesarios los héroes.

MN. ¿Y usted quién prefiere, a los héroes o a los humoristas?

AP. Entre Superman o Mickey Mouse prefiero a Mafalda.

Los héroes nos recuerdan que siempre hay alguien dispuesto a dar la vida por los demás ante circunstancias inevitables, ese sacrificio yo lo respeto mucho.

En lo que a mi respecta, prefiero una buena comida acompañado de mis seres queridos, amigos y familiares y pasarla bien disfrutando de ciertos momentos que a veces son irrepetibles.

Archivo del blog

CONTAMOS