miércoles, 20 de octubre de 2010

'Rosa la china': pilar del teatro vernáculo

OLGA CONNOR
Especial/El Nuevo Herald

Cuando oímos el nombre de Ernesto Lecuona pensamos enseguida en la canción romántica o en la danza maravillosa, y poco nos acordamos de que fue un compositor de cuerpo entero, muy atento a la vibración popular. Como uno de los pilares del teatro lírico cubano, Lecuona lo mantuvo vivo con sus zarzuelas, entre otras: La plaza de la Catedral, Cuando La Habana era inglesa, El cafetal, María la O y Rosa la china.

La bellísima romanza de Rosa la china recorrió el mundo, porque Lecuona comenzó sus giras en 1924, yendo primero a España y luego a Nueva York y París. Oscar Hijuelos, en su última novela A Simple Habana Melody, hace referencia precisamente a estos músicos cubanos en París, capaces de crear danzas como La malagueña, y de componer tanto las canciones populares como las romanzas y duetos de las zarzuelas.

Rosa la china fue recuperada en 1983 por Pro Arte Grateli, que ha tenido que pagar por conseguir los libretos y la música al piano de muchas de estas obras de Lecuona, para luego hacer las orquestaciones. Desde entonces, hace exactamente 20 años, no la habían vuelto a poner en escena. Ahora vuelve este fin de semana al Miami-Dade County Auditorium con Mabel Ledo y Bernardo Villalobos en los papeles principales y Tannia Laracuente y Jesús Brañas en los de reparto.

Lo interesante de esta pieza es que fue escrita originalmente por Gustavo Sánchez Galarraga para estrenarse en el Teatro Martí, con papeles específicos para el Negrito y el Gallego que, como saben muchos, era el dúo cómico de Alberto Garrido y Federico Piñeyro. Era un teatro de vodevil adaptado a Cuba, que se denominó allí teatro vernáculo. Con bromas y veras sobre las diferencias entre estos dos grupos raciales discriminados de negros y gallegos, hacían reír al público del teatro y luego por la radio y la televisión.

El personaje principal de Rosa la china es también reflejo de otro grupo racial, los chinos, que mezclados con los mulatos creaban una mujer bellísima, la mulata achinada, mezcla triple de negro, español y chino, que tanto se ve en Cuba. El grupo de estos personajes se encuentra en un ''solar'', sitio típico habanero que se parece en mucho a la casa de vecindad española, donde los chistes son de doble tono, y el personaje principal es una mujer sometida a un chulo, de nombre Dulzura, que aquí interpreta Luis Celeiro. El conflicto surge cuando Rosa (Ledo) se enamora del mecánico José (Villalobos), quien es retado por Dulzura a tener un duelo en ``el puente de la Lisa''.

Para aliviar el aspecto trágico de la situación, Preciosillo (Jesús Brañas), el negrito bolitero, escandaloso, sandunguero que visita el solar, papel que tenía Garrido, hace las bromas consabidas con el gallego, ahora interpretado por Sergio Doré.

Es época de carnaval, y hay comparsas con farolas y una conga sensacional, y canciones en el solar alegre y bullanguero. Brañas dice que hay mucho libreto que aprender y poca música (Garrido y Piñeyro cantaban algo, pero no mucho). ''Hago el tango Guaraguá [como el negrito Preciosillo], con Tannia Laracuente, en el papel de Greta [el original de Candita Quintana], muy movido, y luego este mismo personaje tiene que hacer un número en chino, que tiene que correr para cantarlo, de lo movido que es''. Laracuente es puertorriqueña nacida en Nueva York y ya ha estado con Grateli anteriormente. ''Los dos hacemos un número muy simpático que se llama Hollywood, a tiempo de fox trot'', continúa Brañas.

El gran dúo es entre Rosa y José. Originalmente lo interpretaron, en el Teatro Martí de La Habana, Miguel de Grandy y Elisa Altamirano. También está el terceto entre Rosa, el Negrito y el Gallego. Alfredo Munar, director musical, agregó Porque te quiero, también de Lecuona, para que se luzca más el tenor (Villalobos), cubano que reside en Nueva York, y que ya ha venido a interpretar varias zarzuelas con Grateli, entre ellas Los gavilanes y La revoltosa. Pili de la Rosa, codirectora con Martha Pérez de Pro Arte Grateli, informa que Rosa la china se estrenó en 1932. 'En aquella ocasión la orquesta la dirigió el maestro Gonzalo Roig, y como decía `tiempo actual', la hemos situado en el 48, para que siga estando el ambiente dentro de la República''.



Betsy Diaz, Soprano sings La Romanza de Rosa la China. 12/21/08
Alfredo Munar, Maestro

Archivo del blog

CONTAMOS